×

selector

EL CAMINO A LA ESCUELA

3a SESIÓN DEL GRUPO DE TRABAJO

El tercer encuentro del Grupo de Trabajo del proyecto Caminis se celebró el pasado 6 de marzo de 2018 en el colegio San Juan Bautista.

Os contamos qué tal fue:

En el último encuentro del Grupo de Trabajo, el día 6 de marzo, participaron todos los agentes convocados: representantes del alumnado, de las familias, de los centros educativos, de las entidades sociales i del Ayuntamiento de Dénia.

Esta sesión se dirigió a trabajar los conceptos que se consideran más importantes el proyecto de camino escolar: los motivos en los tipos de desplazamiento, la percepción de seguridad y el grado de autonomía.

Como sabéis, uno de los objetivos de los proyectos de caminos escolares es conseguir sensibilizar a la ciudadanía en la recuperación de la ciudad para la infancia. Una ciudad que sea buena para los niños y las niñas lo será para todas y todos, como dice Francesco Tonucci. Pero además de la concienciación para un cambio de hábitos de movilidad, reclamamos transformaciones físicas del espacio urbano. Deseamos diseños que comporten la reducción de la velocidad, que contribuyan a dar visibilidad en las intersecciones y que ayuden a aumentar la percepción de seguridad en la calle, i a no quedarnos con soluciones parciales que dependan de la vigilancia policial. A parte, surge la inquietud y la necesidad de crear redes de confianza que abriguen las familias que quieran dar más autonomía a la infancia.

¿Qué tratamos en esta 3a sesión?

En esta sesión de trabajo en fase de diagnosis, proponíamos dirigir la reflexión hacia el conocimiento de la situación de Dénia, atendiendo a las diferentes realidades que tiene, ya que éstas se ven reflejadas en las diferentes personas participantes del grupo de trabajo, quienes también pueden aportar información por experiencia propia.

Para el buen desarrollo de esta sesión, contamos con tablas de datos y planos que resumían la información de análisis recogida hasta el momento. Las tablas aportaban datos recogidos en los Cuestionarios a familias, sobre cómo se mueve el alumnado en los diferentes colegios y los motivos por los cuales se escoge la manera de desplazamiento. Los planos representan información sobre la realidad de la ciudad respecto a redes viarias y de peatones, a infraestructura de la red de bicicleta, zonas verdes, características del entorno urbano de cada centro educativo, etc.

¿Por qué se va al colegio en coche?

Se trataba de conocer mejor la realidad de los desplazamientos en coche, tanto en centros dentro de los núcleos urbanos, como en zonas residenciales. Saber qué escenario encontramos en diferentes colegios, en función del origen de los desplazamientos del alumnado.

Así pues, hablamos de los motivos por los cuáles se utiliza el coche, y a menudo la respuesta es que los adultos pasan por la escuela de camino al trabajo, y les resulta más práctico acompañarlos en coche, o porque les va mejor recogerlos a la salida de actividades extraescolares.

El coche se escoge por diversos motivos, según casos y según entorno: por gestión del tiempo familiar, por rapidez, por falta de transporte público u otras alternativas, por lejanía, porque consideran inseguro ir a pie, etc.

Se analizan casos concretos de mucha afluencia de coche, por ejemplo, los colegios Sagrado Corazón y Paidos, y otros que sorprenden, como el CEIP La Xara, donde va bastante alumnado en coche porque vienen de otros municipios, o el colegio San Juan Bautista, porque muchos no viven en un entorno próximo, aunque también destaca que hay alumnado que acude en coche desde un entorno próximo, y los motivos ya no son lejanía, sino por comodidad, porque les vienen de paso, por rapidez, etc.

¿Quién va al colegio a pie, en bici o en autobús?

Los niños y las niñas que van a pie comparan las impresiones de aquellos que van solos/as y de los que van con compañía adulta. Inicialmente no consideran que haya diferencias, pero finalmente admiten que, si van solos/as o con amigos, aparece el juego mientras caminan, por ejemplo, juegan al “pilla-pilla”.

El alumnado que va solo, lo hace si vive cerca del colegio, como mucho a 10 minutos. Algún caso poco habitual hay de algún alumno que acude desde una distancia mayor e invierte más tiempo en el trayecto. También van solos si el entorno es accesible para caminar.

Ningún alumno o alumna de los presentes va en bici a la escuela. Entre los adultos, se explica la experiencia del uso de la bici en Dénia, un miembro de una entidad ciclista, que utiliza la bici siempre que puede. Transmite las carencias que tiene la infraestructura ciclista, pero también anima a mayores y a infantes a utilizar la bici en los desplazamientos en el municipio.

El uso de la bici en los desplazamientos escolares genera controversia, alguna persona considera más difícil conseguir autonomía en la infancia, si la opción es la bici.

Desde la mesa de representantes de las familias, consideran que ir en bici hoy en Dénia no es seguro, y que, además, aunque el clima acompaña, no hay cultura de uso cotidiano de la bici.

Sobre el autobús escolar, observamos que es poco utilizado y que las familias dicen que puede ser debido a la dificultad de cuadrar horarios cuando el alumnado se queda para actividades extraescolares. Desde el profesorado apuntan que el autobús sólo es opción si la distancia entre la residencia y el centro educativo es superior a 3 kilómetros. Puede ser que haya alumnado que viva a poco menos de esos 3 km y no tiene opción de autobús, y es una distancia que tampoco asume realizarla a pie. Se plantea que se debería estudiar qué hacer para que el autobús fuera buena opción para reducir el uso del coche.

¿Cuál es la percepción de seguridad que tenemos en el camino al colegio?

Los representantes de las familias consideran que lo que le concede seguridad a un espacio es que éste tenga poco tránsito, que no se tengan que cruzar carreteras, que haya policía en los cruces, pero también la presencia de parques, zonas verdes y aceras anchas.

Los representantes del alumnado piensan que los aspectos que aumentan la percepción de seguridad de un lugar son: semáforos, tránsito de coches reducido, aceras anchas, pasos de peatones bien señalizados y con buena visibilidad, tránsito de personas. Y aquellos que no favorecen la sensación de seguridad: descampados, bichos, casas abandonadas, callejones, calles estrechas con poca acera, la gasolinera, la plaza Paris, los cruces, etc.

Se nombran algunas de las intersecciones con problemas de visibilidad y de exceso de velocidad. Y concluyen que en algunos casos es esa sensación de inseguridad la que contribuye a acompañar a los y las infantes en coche al colegio.

Según los representantes de las entidades, los entornos del colegio San Juan Bautista y Cervantes, son más seguros porque los coches no pueden circular rápido.

Familias, entidades y representantes del ayuntamiento coinciden en la opinión de que en la ciudad hay que recuperar espacio para las personas, para caminar e ir en bici, y que hay que ganar este espacio al coche.

Desde el Ayuntamiento se expresa que la medida de quitar lugares de aparcamiento siempre es conflictiva, pero que, si el objetivo es el de mejorar la ciudad para la infancia, es más fácil de entender y aceptar.

En el grupo de trabajo se han señalado algunos entornos que consideran más seguros: las calles Marqués del Campo, Diana, Baix la Mar, Passeig del Saladar, parque Chabás. En general, las calles con tiendas y con gente y las calles peatonales.

Finalmente, se trataba de reflexionar, con todo lo tratado y con la visualización de material audiovisual escogido para esta sesión, todo aquello que influye en la pérdida de autonomía de la infancia en el camino al colegio.

Facebook
Twitter
SUBIR